Cómo ser un buen cerrajero

Cómo ser un buen cerrajero

Ser un buen cerrajero y comportarse como tal es sumamente importante a la hora de atender clientes independientemente si es un cerrajero que trabaja por cuenta propia o si es un cerrajero que labora para una empresa de renombre.

Si usted es dueño de una empresa debe garantizar que su cerrajero ofrezca no solo el mejor servicio sino que brinde la atención adecuada a los clientes, puesto que una mala atención puede repercutir de forma muy negativa en en sus ventas.

Un cerrajero experto es aquel que instala y repara distintos dispositivos de seguridad como por ejemplo cerraduras cajas de seguridad, llaves y hasta sistemas avanzados como circuitos cerrados de televisión.

Un verdadero cerrajero, altamente calificado debe manejar todas sus funciones, desde duplicar una llave hasta procedimientos mayores.

Parece fácil ser cerrajero sin embargo no lo es, algunos deben prestar servicios a domicilios que pueden implicar viajes fuera de su provincia y deben trabajar prácticamente a cualquier hora, todo va a depender del cliente que los llame.

Es importante que el cerrajero también maneje información sobre otros productos afines a su profesión como por ejemplo candados, sistemas de domótica, máquinas de reproducción de llaves, entre otros.

Perfil de un cerrajero:

-tener alta preparación a nivel técnico

-conocer múltiples sistema de cerraduras y dispositivos de protección

-manejar algunos aparatos electrónicos

-conocer técnicas y tecnologías avanzadas

-Tener conocimiento sobre llaves y cerraduras electrónicas

-saber elaborar presupuestos

-conocer los riesgos laborales y la forma de prevenirlos

Tips para brindar atención de calidad:

-Ser Puntual: en el mundo que vivimos actualmente las personas casi no tienen tiempo por lo que si usted estableció una hora para atender a su cliente cúmplala, su cliente se lo agradecerá. Además esta es una cualidad que caracteriza a los profesionales más excelentes.

Inmediatez: el cliente siempre debe ser atendido de forma inmediata es decir se le debe dar prioridad.

Ser educado: a pesar de conseguirse con clientes malhumorados o irrespetuosos, el cerrajero siempre debe ser educado.

Buen ánimo: mantener un buen estado de ánimo le garantiza al cerrajero que su cliente lo vuelva a llamar puesto que se dará cuenta que además de ser profesional en su trabajo le gusta lo que hace.

Saber escuchar: saber escuchar al cliente es imprescindible porque así podrás orientarlo de la forma más adecuada y acertada posible.

Formación: buscar formarse cada día más en su área, prepararse a través de cursos talleres a fin de optimizar sus habilidades. De esta forma el cerrajero podrá conocer no solo los productos que ofrece su empresa si no los principales problemas que pueden presentar los diversos clientes y las soluciones que están en tendencia.

Educar al cliente: un buen cerrajero acompaña al cliente durante todo el proceso y la enseña lo educa en cada etapa, la idea es que el cliente se sienta en confianza y quiera seguir trabajando con ese cerrajero y esa empresa en particular.

Disposición: estar dispuesto y tener voluntad para trabajar son requisitos imprescindibles para formarse como un buen cerrajero de hecho los mejores cerrajeros profesionales prestan sus servicios las 24 horas del día resuelven urgencias como por ejemplo cuándo algún cliente se ha quedado fuera de su hogar y las llaves dentro o cuando se consiguen con la sorpresa de que la cerradura sido violentada.

error: Content is protected !!