Una pandemia social causada por TikTok

Una pandemia social causada por TikTok

Los informes de adolescentes que desarrollan comportamientos similares a tics nerviosos después de ver vídeos de TikTok ponen de relieve algo que la mayoría de nosotros no tenemos en cuenta sobre la salud mental: los síntomas pueden ser sociales.

Desde marzo del año pasado,  especialistas de Estados Unidos, Australia, Canadá y el Reino Unido han visto un dramático aumento de pacientes jóvenes que buscan tratamiento para los tics.

Los médicos afirman que la mayoría de los jóvenes veían contenidos de creadores de TikTok que dicen tener el síndrome de Tourette, un tipo de trastorno que incluye tics. Los “mejores” de estos TikTokers se filman a sí mismos maldiciendo involuntariamente, dándose bofetadas, etc.

Una pandemia social causada por TikTok

Una pandemia dentro de otra pandemia

Algunos investigadores han afirmado que el repentino aumento de los tics en TikTok es una «pandemia dentro de una pandemia».

Pero TikTok no está creando la angustia que sienten estos adolescentes, dicen los especialistas. En cambio, los tics son un subproducto de la ansiedad, la depresión e incluso el estrés traumático.

Lejos de descartar estos problemas, es necesario reconocer cómo los síntomas están moldeados por un contexto social más amplio y, ahora, por las redes sociales. Esto podría ayudar a los adolescentes a encontrar alivio para algo más que sus tics.

Aprendemos cómo comunicar nuestro sufrimiento en diferentes entornos culturales. Ese aprendizaje no es intencionado y ni siquiera necesariamente consciente. Pero las consecuencias pueden ser debilitantes.

Enfermedades moldeadas por la cultura

Las enfermedades mentales no funcionan como el sarampión, que se manifiesta de la misma manera allá donde va. Dado que las experiencias emocionales pueden variar drásticamente en el tiempo y el lugar, también lo hacen los síntomas.

Por ejemplo, el estrés traumático de la guerra. Los psiquiatras tienden a tratar el «neurosis de guerra» de la Primera Guerra Mundial como un precursor del TEPT (trastorno de estrés postraumático), un concepto que se consolidó tras la Guerra de Vietnam.

Pero los dos grupos de veteranos solían presentar síntomas muy diferentes. El mutismo, las convulsiones y la parálisis eran síntomas comunes del neurosis de guerra. El TEPT, por el contrario, se define principalmente por malos recuerdos.

Cuanto más se retrocede en la historia, más extraños parecen los síntomas de los soldados: en la Guerra Civil, los soldados sufrían de «nostalgia», o añoranza, que les dificultaba la respiración y les revolvía el estómago.

No hay una respuesta correcta al estrés de la guerra, ni a ninguna otra dificultad. En todos los casos, el sufrimiento de los soldados era muy real, tan real como las copias de mandos a distancia. Pero sus síntomas cambiaron porque cambió su cultura.

Ocurrirá cada vez con más frecuencia

La situación de los adolescentes de TikTok sugiere que estamos en medio de otra revolución en el lenguaje de la angustia hoy en día. Muchos síntomas tienen un componente social, pero los tics, en particular, resultan ser muy sugestionables.

En 2011, por ejemplo, hasta 20 adolescentes en el norte del estado de Nueva York, casi todos ellos estudiantes de la misma escuela, desarrollaron repentinamente temblores similares.

Finalmente, los médicos cercanos a los pacientes llegaron a la conclusión de que los síntomas físicos eran el resultado de una angustia psicológica. Afortunadamente, menos de un año después, la mayoría de los adolescentes afectados estaban en vías de recuperación.

Hace apenas 10 años, los adolescentes estaban más directamente influenciados por el puñado de chicos de su clase. Hoy, gracias a plataformas como TikTok, el mundo entero puede sentirse como un gran instituto.

Si a esto le sumamos la pandemia de COVID-19, que más del 25 por ciento de los estudiantes de secundaria estadounidenses dicen que ha empeorado su salud emocional, un brote de tics parece casi inevitable.

error: Content is protected !!